2 comidas viajeras que no van a hacer que quieras estrellarte contra la mediana este verano

Siempre pasa; sales de viaje a la carretera y tus opciones culinarias se reducen a:

-Un pincho de tortilla en el área de servicio que se debate entre la salmonella y la gastronteritis.

-Un lomoqueso que te comes 40 veces: una vez en la barra y 39 las que te repite el adobo.

-Bocata blandurrio con jamón serrano que te sabe más salao que el sudor de un guiri en Sol a las 3 de la tarde.

-Túper calentorro que va a contribuir a las estadísticas de muertes en la carretera por sueño al volante.

No more! Queda mejor que una planta de plástico en un piso de estudiantes con estas recetas base para que tunees a tu gusto antes de lanzarte a la carretera.


Ensalada de pasta con mostaza, manzana, almendra y lo que te salga de los cojones dé la gana

-80 gramos de pasta corta y gordita por persona. Algo más si va a ser plato único.

-Una cucharada de mostaza amarilla suave (a mi me gusta picante o de dijon, incluso de grano entero, pero puede ser un poco fuerte).

-Una cucharada de yogur griego sin edulcorar.

-Almendra tostada picada.

-Lo que te dé la gana: en mi casa le ponemos setas, calabaza asada, manzana, lombarda, cebolla encurtida… (no todo a la vez, hazme el favor, mejor un par de ingredientes).

¿Cómo llevo a cabo tamaña gesta culinaria?

Pues chico, a cocer la pasta, mezclas el aliño con algo de aceite y sal y aumentas cantidades al gusto. A mí las verduras me gusta saltearlas un poco, pero eso ya es cosa tuya.


Bocadillo fresquito de pollo con cosas buenas (y su opción vegetariana)

Mira, el bocadillo de filete empanao (que se queda húmedo y frío) está bien, pero mereces algo mejor, que no se te haga bola y puedas sentir que estás comiendo una comida completa. Lo siento, abuela.

Para la salsa:

-Miel y mostaza al gusto. ¿Que te gusta más dulzón? Pues más miel. ¿Más amostazao? Pues adivina. Una buena proporción es 75% de mostaza y 25% de miel, pero depende de tu paladar y la mostaza que uses.

El pan debe ser un pan no demasiado grueso y que absorba la humedad sin quedarse chicloso en exceso. Un mollete, una chapata o pan de cristal van de lujo, pero meterlo en tortilla de trigo y hacerlo wrap no es ninguna tontería.

El relleno:

Lo básico son espinacas baby frescas (o rúcula), pollo a la plancha o en lonchas, aguacate (o guacamole si te va más), tomate en rodajas, queso de cabra y la salsa de miel y mostaza. Pero, pero, pero también mola ponerle lombarda, cebolla roja fresca – o incluso encurtida, hirviéndola 5 minutos en vinagre de manzana y agua a partes iguales- o casi cualquier verdura que os apetezca, cruda o asada. Es una recete altamente tuneable pero que por sí sola está buenísima.

Si lo quieres sin carne puedes cambiar el pollo por setas salteadas. A mí me gusta incluso más.


Y por esta semana, eso es todo, que estoy de vacaciones, coño. A lo largo del mes de agosto haremos algunas recomendaciones de las ciudades que visitemos. En concreto Praga y Berlín, que llevamos un par de visitas y tenemos algún sitio chulo. Que parece aquí que nos vamos por 60 sitios y no.

Cualquier queja, duda -que no me extrañaría, porque soy menos explicativo que un recién nacido- petición de socorro, oferta económica o foto de vuestras mascotas nos la podéis dejar en los comentarios o en nuestro Instagram, Twitter o Facebook. Hasta luego.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.